miércoles, 7 de mayo de 2014

Espinacas a la crema de gambas


Esta es una receta muy de andar por casa. Es un plato fácil, muy fácil, que sale bueno, que necesita poquitas cosas y que se hace en un plis plas y, por si aún no te he convencido y eres de esos que tienes que tirar del "tupper" para comer, está estupendo de un día para otro. De hecho, yo lo hacía mucho la época en la que, por motivos de trabajo, tenía que comer así y me encantaba el día que sabía que estaban esperándome en el frigorífico de la empresa.

El sabor de la verdura, contrasta con la suavidad de la nata y el toque final lo pone el marisco, las gambas. No hace falta que sean gambas grandes de Huelva, con las arroceras vale, aunque si usáis ésas ya os queda redondo, de verdad, que yo lo he probado. 

Otra de sus virtudes es que es una receta que podéis ofrecer a esas personas que, como yo, no les apasionan las verduras. No garantizo que le gusten, pero sí que se salen del típico plato "verde" con sabor a campo. Ya os digo, a mi que me cuesta todo lo que venga de la huerta, estas espinacas siempre me han gustado.

En fin, que os traigo un plato ligerito de los de añadir a la dieta de todos los días. A ver qué os parece.


Empezamos poniendo a cocer las espinacas con un poco de aceite (para ponerlas más verdes) y un puñadito de sal. Si son frescas, necesitaremos que cuezan durante 20 minutos al menos. Si son congeladas, como estas, con 7 u 8 minutos será suficiente.


Mientras cuecen podemos ir pelando las gambas y cortando los ajos en láminas.


Ya tenemos los ingredientes principales preparados. Empezamos pues.
Sofreímos los ajos en aceite de oliva.


Cuando estén sofritos, empezando a dorarse, les echamos las espinacas y removemos durante unos cinco minutos para que se sofrían también. Después, les añadimos las gambas y seguimos removiendo hasta que éstas cambien de color.


Nos queda añadir la nata y unas cucharadas de tomate frito que den color al plato. Probamos y rectificamos de sal, mantenemos con fuego medio unos cinco minutos y apartamos.


Pues veréis qué suaves salen y qué ricas. Creo que una marca comercial tenía unas muy parecidas entre sus productos congelados… Éstas están el doble de sabrosas :).








a href="http://www.bloglovin.com/blog/12236333/?claim=ywncntzf928">Follow my blog with Bloglovin

3 comentarios:

  1. Hola, me ha encantado la receta que a mi las espinacas me encantan. Pasate por mi blog que tienes una sorpresa, a ver si te gusta y te hace ilusión. Un beso
    Monie

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que tienen que estar deliciosas, y bien suaves.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Y como bien lo decían además de ligero, a bajo costo, eso siempre es lo ideal, por eso les dejo otra receta deliciosa y baja en calorías es una espinacas a la crema que ayudara muchísimo con la dieta, ya que es con puras verduras riquísimas

    ResponderEliminar